Razones por las que un runner principiante no debe correr todos los días

231

Razones por las que un runner principiante no debe correr todos los días

El running es una disciplina deportiva y del fitness que está acogiendo cada día a más y más adeptos. Este hecho supone un crecimiento exponencial de la gente que practica deporte o ejercicio físico en general. Como blog dedicado al cuidado del cuerpo y al entrenamiento, además de sentirnos orgullosos de que se está tomando una mayor conciencia sobre la importancia de practicar actividad física cada día, estamos en la obligación de comentaros los inconvenientes que tiene salir a correr todos los días, sobre todo si estás iniciándote.

Aspectos negativos

Llegan las épocas del año en las que debemos sí o sí perder peso, y para ello recurrimos a una actividad física cardiovascular barata, correr. Si sois de aquellos/as que salen a correr todos los días y lleváis sin hacerlo mucho tiempo, os vais a desmoralizar muy pronto y dejar de correr ipso facto. Una vez dejas de correr rutinariamente, será más difícil coger el mismo ritmo de antes. Es mejor establecer un plan realista, que vayamos a cumplir siempre, donde especifiquemos los días fijos en semana que podemos salir a correr.

Si eres de los que entrenan para competir en alguna maratón o media-maratón, entonces es importante que te centres en carreras de larga duración y kilometraje. Hay mucha gente que se entrena para carreras largas, por poner un ejemplo; una media-maratón (21 km) y sus entrenamientos constan de salir a correr 3 veces en semana, 5 km cada día. Con este tipo de salidas esa persona no conseguirá su objetivo que es acabar una carrera de 21 km. Para ello, deberá realizar entrenamientos progresivos, de menos a más longitud, hasta alcanzar (en este caso) los 21 km y más de la prueba oficial para la que se está preparando.

Tendremos más posibilidades de sufrir una lesión cuanto más nos entrenemos. Es tema de porcentajes. Muchos expertos corredores afirman haber sufrido un par de lesiones en dos años de salir a correr todos los días. A veces, queremos abarcar tanto que nuestro cuerpo nos dice basta de este modo tan desagradable, dejándonos unas cuantas semanas, y en ocasiones meses, fuera de cualquier tipo de actividad física en la que intervengan nuestras piernas.

Correr puede empezar a ser aburrido. A veces querremos probar algo diferente solo por romper con la monotonía. En estos casos, sería beneficioso tomarse un día de descanso y hacer algún tipo de entrenamiento cruzado en lugar de correr. Una sesión HIIT, una sesión Yoga para fortalecer el core, o simplemente un circuito de musculación general en el gimnasio para no dejar de ganar fuerza en todo el cuerpo.

En el running como en cualquier otra actividad, no se puede predecir el futuro. Podremos caer enfermos, lesionados, ser forzados a dejar de correr por cualquier suceso en carretera o en la ciudad fuera de nuestro control, etc. El running si no es un recinto cerrado, y en el que no pueda intervenir tantos factores externos como en el centro de la ciudad, es una actividad impredecible.

Fuente: Sportadictos