Los siete pilares de la alimentación de un atleta

748

 

 

– Comer de manera habitual, todo tipo de platos, intentando llevar una dieta lo más variada posible. Tiene que estar basada sobre todo en cereales, verduras y legumbres. No todo es entrenar, el cuerpo y los tiempos son muy agradecidos si nos cuidamos.

– Para una carrera de 10 km no hace falta una dieta especial, sino sobre todo evitar probar cosas nuevas los días previos para prevenir posibles problemas estomacales.

La cena del día anterior es la comida más importante, ya que es la que va a llenar de glucógeno nuestros músculos. Todo ello unido a un buen descanso los días previos.

– El desayuno es una comida fundamental en el día a día, siendo la primera ingesta del día tras el ayuno nocturno y lo que nos va a hacer estar con energía por la tarde en el trabajo o en el entrenamiento.

– En cambio, en el desayuno del día de la carrera es preferible quedarse corto y hacerlo con suficiente antelación para evitar problemas gástricos o de flato. La energía que usaremos será fundamentalmente la de la cena de la víspera.

Antes de la carrera es importante mantenerse hidratado, bebiendo las horas previas agua de manera continua en pequeñas cantidades. Es más importante la hidratación previa del cuerpo que la que hagamos durante la competición, para evitar calambres y otros problemas asociados a la deshidratación.

– Los deberes no acaban al cruzar la meta, sino que para una buena recuperación es importante rehidratar el cuerpo. También comer algo, como puede ser un plátano al acabar el esfuerzo, ya que en ese momento es cuando el cuerpo absorbe mejor los nutrientes y rellena los depósitos musculares.

 

marca.com