¿Conoces las cuerdas de batalla? Aquí te explicamos qué son y sus beneficios

577

Conoces las cuerdas de batalla Aquí te explicamos qué son y sus beneficios

Antes de practicar cualquier deporte o ejercicio físico determinado es bueno saber cuáles son los beneficios que nos van a aportar o si realmente se ajustan a nuestros objetivos marcados previamente. Hoy vamos a centrarnos en conocer algo más de las cuerdas de batalla, esas cuerdas pesadas y anchas que podemos ver con mayor frecuencia en rutinas de Crossfit o de HIIT. Además conoceremos los beneficios que de su uso se derivan.

Originalmente este entrenamiento fue desarrollado para algunos deportes como el fútbol y las artes marciales mixtas. Si estás buscando volver a los entrenamiento básicos y que sean altamente efectivos para el acondicionamiento físico, con las cuerdas de batalla darás un giro de tuerca a tus rutinas de ejercicios. Con ellas conseguiremos un aumento de la fuerza, potencia y resistencia muscular, así como una buena tonificación debido al movimiento constante de la cuerda. Te sorprenderás de lo rápido que unos latigazos pueden llevar al máximo tu frecuencia cardíaca.

Es un entrenamiento rápido que ocupa poco tiempo. Si no tienes mucho tiempo al día para ejercitarte, las cuerdas de batalla podrán ser tus aliadas. Con tan solo una sesión de unos 20 minutos de trabajo de alta intensidad, podrás trabajar bastante bien tu capacidad aeróbica.

Quemarás muchas calorías. Con el uso de las cuerdas durante una sesión de HIIT o trabajo de alta intensidad se pueden llegar a quemar entre 300 y 500 calorías en un entrenamiento de 30 minutos. Si comparamos las máquinas de gimnasio con las que quemamos más calorías, vemos que está al nivel de la bici estática.

Doble trabajo. Durante el entrenamiento con cuerdas podrás matar dos pájaros de un tiro. En el mismo momento que estás trabajando musculación de hombros, bíceps y todo el tronco, estarás haciendo un ejercicio con un gran componente cardiovascular que te ayudará a quemar la grasa de alrededor de los músculos implicados en el movimiento ondulatorio.

Hazlo al aire libre. Todo entrenamiento al aire libre tiene mayores beneficios que si lo hacemos bajo techo. En este caso, trabajar con cuerdas de batalla puede hacerse en exteriores sin ningún problema.

De fácil montaje. ¿Alguna vez habéis comprado una bicicleta estática, una elíptica o un simple banco de abdominales? Todos ellos tienen la similitud de que tienes que montarlos, y para ello debes ocupar un tiempo. Además no puedes desmontarlos para volver a montarlos cuando quieras usarlos de nuevo. Las cuerdas se pueden guardar enrolladas en muchos sitios para que no estorben y se colocan en cualquier mástil en segundos.

Adaptable a todos/as. Tanto si estás saliendo de una lesión como si eres un sujeto bastante entrenado, las cuerdas serán un material muy recurrente. Tiene un bajo impacto y un alto números de resultados positivos. Además de trabajar el cardio, nos ayudará a potenciar diferentes grupos musculares al mismo tiempo.

Como habéis visto las cuerdas de batalla se están abriendo paso en el mundo del entrenamiento y el fitness en general. Estas cuerdas ya se pueden ver en gimnasios de medio mundo como parte de un entrenamiento individual o como estación de un circuito de entrenamiento interválico o de alta intensidad. Si sois unos fanáticos del entrenamiento, no podéis perderos un entrenamiento con ellas.

Fuente: Sportadictos