Azúcar o sal: ¿cuál es más peligroso?

591

Azúcar o sal cuál es más peligroso

Como bien sabemos, todo en exceso puede resultar perjudicial, incluso aquellos alimentos que son “sanos”, es por ello que una alimentación saludable debe ser: variada, suficiente, completa, balanceada, adecuada y presentable, sin excluir ningún nutriente pero consumiéndolos en las raciones adecuadas.

La sal y los azúcares forman parte de nuestra alimentación diaria, son utilizados con frecuencia para aportar determinado sabor a los alimentos. Sin embargo, cuidar la cantidad que consumimos es indispensable si queremos mantener una buena salud.

Los azúcares refinados contribuyen al aporte de calorías con pocos nutrientes, directamente relacionado con la aparición de algunas enfermedades, por lo cual es una NECESIDAD controlar su consumo. Además, excederse de la cantidad recomendada puede resultar poco favorable  para lograr un mantenimiento de peso. La Organización Mundial de la Salud se encuentra vigilante ante una problemática que trasciende fronteras: la obesidad. Insisten en no sobrepasar el 10% de nuestra ingesta energética a partir de estos azúcares, o lo que es lo mismo: las mujeres no deben consumir más de 100 kilocalorías al día, proveniente del azúcar y los hombres no deben consumir más de 150 kilocalorías al día, proveniente del mismo.

El exceso de azúcar se relaciona con la obesidad, que a su vez incrementa el riesgo de padecer una larga lista de enfermedades crónicas como las enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, osteoporosis, caries y otras afecciones bucodentales: mal desarrollo del esmalte, erosión dental, periodontopatías, entre otras. Estas enfermedades pueden afectar no solo al habla y la comunicación, sino incluso a nuestra longevidad, calidad de vida y autoestima.

Tanto las comidas como bebidas muy azucaradas se han relacionado con un mayor riesgo de desarrollar estas enfermedades, es por ello que las sugerencias para mantener un sano consumo son:

Escoger alimentos que contengan menos de 5 gramos de azúcar en 100 gramos si es un alimento sólido, o menos de 2.5 gramos  de azúcar en 100ml de una bebida.

Evita alimentos con alto contenido de azúcares, asegurándote de que ninguno de los cuatro primeros componentes sea: “azúcares agregados” como: sacarosa, fructosa, glucosa, maltosa, dextrosa, jarabe de maíz de alta fructosa, jarabe de maíz, jugo de caña evaporado/deshidratado, jugo de frutas concentrado y miel.

Por otra parte, la sal también es responsable de algunas enfermedades que hoy día atentan contra la salud del mundo. Si bien hemos dicho anteriormente que la sal (sodio) es necesaria para mantenernos con vida, es importante tener claro que el exceso puede contribuir a la aparición de enfermedades como la hipertensión arterial.

En una persona sana, los riñones controlan la cantidad de sal presente en el cuerpo, pero si tenemos demasiado sodio probablemente los riñones no puedan eliminarlo y se acumula en la sangre, provocando que el cuerpo retenga líquidos, esto representa una carga extra para el corazón y a los vasos sanguíneos. En algunas personas, esta situación puede desencadenar en un aumento en la presión arterial, conllevando a enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades vasculares que ninguno deseamos padecer.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición considera que una reducción del consumo de sal en la población desde los 10 gramos aproximadamente que consumimos al día en la actualidad, a 5 gramos al día evitaría cada año unos 20.000 accidentes cerebrovasculares y unos 30.000 eventos cardiacos. El 45% de infartos y el 50% de ictus están asociados al consumo excesivo de sal.

La Organización Mundial de la Salud estima que podrían evitarse hasta 2,5 millones de muertes al año si el consumo se ajustara a los niveles recomendados:

5 a 5 gramos diariosde sal (1/2 a 1 cucharadita).

La cantidad de sodio (sal) por ración recomendada en los alimentos empacados no debe exceder los 147 mg. o el 5 % de los valores diarios (VD)

Evita alimentos con alto contenido de sal, asegurándote de que ninguno de los principales componentes sea: glutamato monosódico (MSG), bicarbonato de sodio, polvo de hornear, fosfato disódico y cualquier compuesto que su nombre incluya la palabra “sodio” o “Na”

Azúcar o sal: ¿cuál es peor?

Consumir excesivamente ambas es una costumbre definitivamente perjudicial. Pero,  ¿acaso es necesario saber cuál de las dos en exceso puede ocasionar más daño para tomar una decisión? ¿vale la pena excedernos para conocer los resultados? Para descubrir si es peor consumir más azúcar que sal, o viceversa, se debería realizar un estudio obligando a un grupo de voluntarios a consumir excesivamente sal, y a otro grupo de características similares a consumir mucha azúcar, y comparar la salud de ambos grupos pasados unos años. Estamos claros que es una situación ficticia, ya que nadie aprobaría la realización de este estudio, porque no es ético ni lógico someter a voluntarios a un daño conocido, como es el caso del abuso de la sal o del exceso de azúcar.

Algo que sí es cierto, la sal y el azúcar tienen algo en común: nuestra excesiva ingesta no proviene tanto de nuestra adición voluntaria mediante el salero o el azucarero, sino de los alimentos procesados (quesos, carnes procesadas, productos precocinados, dulces, pastelería, repostería, bebidas azucaradas, etc.). A pesar de no saber cuál de los dos excesos puede resultar más devastador para nuestra salud, sí sabemos que ambas situaciones son bastante arriesgadas, y pueden ser controladas por NOSOTROS MISMOS.

Mejorar nuestra alimentación es una decisión. La alimentación saludable es un estilo de vida que inicia cuando TÚ lo decidas.

Fuente: Su Noticiero